lunes, 7 de enero de 2013

Dios se acuerda de tu oración



1ra de Samuel 1: 5-17 y 19
Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.
Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos.
Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía.
Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?
Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová,
ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.
E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.
Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella.
Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por ebria.
Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino.
Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová.
No tengas a tu sierva por una mujer impía; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora.
Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.
y Jehová se acordó de ella.
¿Cuánto tiempo llevas orando por tu hijo para que Dios obre un milagro en su vida?
En el libro de Samuel se nos presenta la historia de Ana, una mujer que llevaba años esperando tener un hijo, la biblia nos narra como se sentia ella y como su alma sufria y mas cuando a su alrededor habia quien le irritaba y le hacia entristecer haciendo aquella situación mas dificil para Ana. Mas un dia en medio de aquella situación Ana solita y desde lo mas hondo de su corazón clamó a Dios, derramando sus lagrimas y su dolor delante de Dios y mientras esto acontecia que ella en el silencio de su boca pero en el grito de su alma ante Dios, fué juzgada de una manera erronea, a lo cual ella humildemente responde: No tengas a tu sierva por una mujer impía; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora. Y dice la palabra que Jehová se acordó de ella y aquella petición que tenia por años Dios en su momento la contestó.
No se cuanto tiempo llevas esperando a que el Señor conteste tu petición por tu hijo ,solo Dios conoce tus tristezas,angustias y quizas hasta momentos en los cuales pienses que ya no hay remedio, quizas alguien te ha hablado que para tu hijo no hay remedio y te ha quitado hasta los deseos de orar pero hoy por la palabra de Dios El Señor te habla y te dice sigue clamando por que Dios conoce como está tu alma ,como sufres por tu hijo, como en el silencio de tu boca pero en el grito de tu alma te encuentras y va a llegar el momento en que dirás pero Jehová se acordó de mi y contestó la petición de mi alma. No te detengas sigue confiando en el Señor que en el momento de Dios el hará como solo Dios lo sabe hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dios les bendiga. Gracias por haber estado con nosotros